La enfermedad periodontal es la principal causa de pérdida dentaria en la edad adulta. Afecta a dos terceras partes de los adultos y a un 90% de las personas mayores. La placa bacteriana es el factor determinante para desarrollar una enfermedad periodontal y posiblemente el único.

La calcificación de la placa bacteriana (lo que se denomina sarro) se elimina con una buena higiene. El sarro en los dientes contribuye al mantenimiento de la placa bacteriana que acaba irritando e inflamando la encía. La placa bacteriana altera la configuración normal de la encía debilitándola y permitiendo que las bacterias pasen a ella y la inflamen provocando gingivitis, que afecta al 75% de los niños y jóvenes.

El mantenimiento de una correcta higiene dental es la principal arma defensiva. La visita periódica al dentista permitirá detectar las zonas afectadas y su eliminación. Cuando la gingivitis se hacen severas y agudas se necesario el uso de antibióticos y enjuagues que ayudarán a disolver la placa.
Es muy importante curar la gingivitis a tiempo por ser la antesala de la peiodontitis, antes llamada piorrea, que se caracteriza por una destrucción del hueso que soporta al diente acabando con el tiempo en una pérdida dentaria si no es tratada.